Preparando la Exposición “Mujer que sana”

Mi creación va íntimamente ligada a mi vida y a mis procesos vitales. Siempre ha sido así, aunque en los comienzos no era muy consciente de ello. Quizás por ese motivo me dedico a la Arteterapia, porque sé y entiendo que las imágenes internas buscan la manera de ver la luz, porque he comprobado por mí misma que estas imágenes van cargadas de mensaje, de vida, de un sentido profundo totalmente vinculado a los procesos personales. Esta última obra en la que actualmente estoy trabajando es el resultado de tres años de formación en Movimiento y Terapia Psicocorporal, en la casa Río Abierto. El reencuentro y descubrimiento de mi cuerpo, mi piel, mi movimiento, mi sonido, mi voz, han sido un regalo que ha calado en mí y me ha permitido entenderme con más amplitud, habitarme con más presencia, acogerme con más amor.

“Mujer que sana” habla de estos espacios reconquistados, del cuerpo como templo, como canal, como materia y energía. También de este movimiento de apertura en el que me siento inmersa, como un bulbo que llegado el momento se abre y permite una mirada al interior, haciendo espacio entre sus capas para airear y mostrar el centro. Bulbo-vulva-flor-naturaleza-tierra-corazón.

La naturaleza que soy se abre paso, las capas dejan entrever lo de dentro, se superponen ligeras, se transparentan. El cuerpo respira de otro modo, hay más aire, más reposo, más hogar. Este tiempo de parada y de creación me ha traído de nuevo la experiencia de ser nido para mí, de recogerme y habitarme en ese sostén que puedo darme. Transformación-primavera-crisálida-alas.

Con la cerámica, el collage y el textil, mi lenguaje se amplia y cuento mi sentir desde diferentes lugares. 

Soy mujer que sana en este proceso de creación, dejando ser a mis imágenes internas y devolviéndoles el lugar que les corresponde, catalizadoras, metáforas de vida, sostenedoras.

He tejido durante este tiempo esa funda con olor a cáñamo, a tierra, esa vaina que me cobija y espera paciente el tiempo necesario hasta que yo decida salir y desplegar mis brazos como alas, mostrarme en toda mi belleza. Una belleza que tiene que ver con la verdad habitada, con el respeto y la legitimidad de las sombras que también me acompañan.

*Nota: Esta exposición iba a ser expuesta desde el 16 de Mayo en La SinMiedo, Sevilla. Esperamos tiempos más serenos para poder compartir.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba